‘Satori en París’, la madurez del beatnik