La invención de Hugo: soñar en mitad del día