Lisabö: Memoria apocalíptica del sonido