Y la burbuja hizo ‘plof’