Björk y la cibernética exaltación del yo