Tokio Blues: la poesía de la frialdad