Brighton 64, reyes todavía por destronar