La joven Dolores, un disco para mudarse de piel