Val del Omar. El poeta de la técnica sin fin