Rodrigo Cortés: “el espectador acaba la película vapuleado, agotado y con dos kilos menos”