Buried (Enterrado): la asfixia de la pantalla en negro