Los Planetas. O mierda de la buena para diógenes