José Saramago: Otro desencuentro