Damages, o cómo desconfiar de todos y no morir en el intento