Tengo a un Kafka dentro de mí