Tiana y el sapo, el regreso de Disney